“Tener una vida”

Daniel Jándula, autor de “Tener una vida” (Candaya), se declara, sin aparente sonrojo, “cristiano existencialista anárquico”. Cree en la ciencia ficción y en las novelas que la intentan dignificar (“Solaris”, de Stanislaw Lem, es una de sus referencias). Además, le encanta que lo consideren inclasificable, raro. Por eso ha escrito esta novela en la que el protagonista descubre que en su casa hay un agujero que se lo va tragando todo. Ese agujero podría ser real (en la literatura, todo es posible), pero uno cree más bien, como apuntó esta tarde Ana María Iglesia en la presentación de Gigamesh, que se trata de una metáfora de la vida y de la creación, que nos van enguyendo lentamente mientras nos obsesionamos en buscar un sentido a nuestro paso por aquí. El germen de “Tener una vida”, como nos contaba Daniel, surgió cuando, en plena crisis personal, se marchó a Rota (Cádiz) con unos cuantos libros, una libreta y poco más. Allí, en medio de las dunas de un paisaje lunar, pensó: “¿qué pasaría si desapareciese sin dejar rastro de un día para otro? ¿Alguien me echaría en falta?”. Yo voy a leerla para intentar averiguarlo. O tal vez no…

Barcelona, 17 de enero del 2018.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s