Jazz

Su voz susurra un lamento de noche perdida
Entre tragos, con la mirada pegada al fondo
Del vaso vacío. La trompeta, reluciente como la piel
De un animal en celo, llora su ausencia.
Y mientras la batería y el bajo acarician el silencio con dedos de terciopelo, las manos del pianista desvelan el secreto de un dolor hondo que se lame, sin consuelo,
la herida.

Fotos:
Dexter Gordon, por Herman Leonard
Chet Baker, por William Claxton
Billie Holliday, por Herman Leonard
Lester Young, por Herb Snitzer
Earl Fatha Hines, por Dennis Stock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s